Una Ventana Hacia Ti: Cada Cosa En Su Lugar

Por Tanny Abad R.

Ya hemos comprendido que nuestro espíritu debe ser el gobernador de todo nuestro ser, lo hemos  desempolvado, lo tenemos presente, pero ahora  ¿Qué hacemos con él? ¿Cómo comenzar a utilizarlo para nuestro beneficio?

En nuestra área espiritual se encuentra  ubicada la autoridad especial que nos fue delegada de parte de Dios Padre para señorear sobre todo lo demás, comenzando por tener control sobre nosotros mismos. 

Entonces dijo Dios, hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias del campo, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.” (Génesis 1:26).



En nuestra alma se encuentran: La Mente, la Voluntad y las Emociones y en nuestro cuerpo se encuentran los Cinco Sentidos: La Vista, El Olfato, El Tacto, El Oído y El Gusto. 

Si nos dejamos guiar por el alma, seremos personas muy “emocionalistas” y con una voluntad descontrolada. Si nos dejamos guiar por los sentidos, seremos personas “carnales” evocadas a la prioridad de satisfacer placeres.

La mente tiene la capacidad de analizar rápidamente cualquier situación que vaya a efectuarse o que ya se efectuó a una increíble velocidad. El problema radica en que actuamos tan rápido que por lo general aprendemos de nuestras malas experiencias, más que de nuestro razonamiento o de nuestro análisis anticipado de las consecuencias de nuestras decisiones. Una acción lleva a una reacción, por lo general una acción desemboca en una reacción en cadena. Una mentira lleva a otra mentira y a otra y a otra, hasta el colmo de usar las mentiras hasta cuando no hay necesidad (como si la hubiera) de salir de un apuro inventando una de ellas.

Si permitimos al espíritu tomar control del alma, nuestra mente aprenderá poco a poco a no tomar decisiones, ni a la ligera, que activen nuestra voluntad sin medir consecuencias basadas en emociones que queremos sentir; ni tampoco permitirá que actuemos tan lentamente como para no tomar una decisión a tiempo que nos favorezca tratando de evitar emociones que no deseamos sentir.

Por ejemplo: A una persona se le presenta la gran oportunidad de un viaje en avión por primera vez a otro país con todo pago a visitar a un ser querido que hace mucho no ve; pero la gobierna el temor, que es una emoción negativa. Le encantaría ir pero el miedo no le permite disfrutar de esa aventura, no le permite salir de su estado de confort donde se siente segura. Entonces le brindan la oportunidad a otro familiar que sí la aprovecha y de regreso cuenta todo lo que disfrutó y ahí viene el arrepentimiento. “¡Mejor hubiera ido!” Esta persona es manejada por su alma y perdió así de simple una linda oportunidad que la vida le quiso regalar.

Otro ejemplo sería el caso de una persona que por su estado de salud su médico le ha prohibido el consumo excesivo de azúcar, ella ama los dulces pero no tiene autocontrol y se desespera porque su vista ha topado con unos chocolates y se ven deliciosos, el olfato termina por convencerla y cae en la trampa de la tentación y se come todos los chocolates que pudo. La vista y el olfato, la llevaron a satisfacer al gusto. Por tener una voluntad débil no hubo autocontrol; en otras palabras, el cuerpo, la parte carnal fue más fuerte que la espiritual.  Esta persona es manejada por sus sentidos llevándola a empeorar su salud presente y futura.

A ambas personas el espíritu las habría llevado a tomar la decisión correcta y se habrían sentido más felices y sanas.

Si nos dejamos guiar por las emociones y los sentidos, seguiremos en deterioro, aunque avancemos científica y  tecnológicamente. Por tanto…

“No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto.”
Romanos 12:1 Versión Dios habla Hoy

Tanny es colaboradora regular en Mi Casa Organizada. Ha trabajado dando consejería a mujeres, adultos jóvenes, adolescentes y matrimonios. Lee más acerca de Tanny aquí.

Comenta!