Cuando no tenemos el hábito de botar chunches y nuestro músculo de la organización no está del todo desarrollado, es fácil andarnos con rodeos, o sentirnos abrumadas porque no sabemos qué eliminar y qué no.

Para ayudarte a decidir, y eliminar el desorden de tu casa, hazte las siguientes preguntas:

 

 

  • Lo necesito?

A veces seguimos guardando cosas que claramente ya no cumplen una función en nuestra vida. Por ejemplo, tengo 37 llaves (las acabo de ir a contar para mi vergüenza pública), sin contar las que ando en el llavero, y la gran mayoría son de casas donde hemos vivido, carros que ya vendimos hace años, y la mayoría de ellas no sé ni de qué son. Por qué las guardo? Uno de los misterios de la vida (prometo eliminarlas hoy mismo).

 

source

 

Cuando te limitas a pensar si en verdad necesitas algo o no, es fácil tomar la decisión de eliminarlo. Ojo, la pregunta es “lo necesito?”, no es “lo quiero?” o “me gusta conservarlo?”. Con los chunches hay que ser tajantes!

 

 

  • Tiene el “hogar” apropiado?

Recuerdas el dicho: “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”? Bueno, a eso me refiero. Si en realidad NECESITAS conservar algo, debes designarle un lugar apropiado. Este lugar debe ser el hogar lógico, de acuerdo al uso que se le dé al artículo, y a la mecánica de nuestro hogar.

 

Voy a ponerme un poco ridícula: se te ocurriría guardar un martillo en tu estuche de maquillaje? Jamás! El “hogar” lógico y apropiado para un martillo es en la caja de herramientas, en el garaje o en una bodega, junto con todas las otras herramientas de la casa.

source

 

Este “lugar para todo” debe ser conveniente y de fácil acceso. Si se va la luz por ejemplo, será muy fácil encontrar candelas, fósforos o un foco si están apropiadamente colocados en un lugar fácil de alcanzar. Y también será fácil poner luego todo en su lugar.

 

En resumen, si NECESITAS algo, ponlo en su lugar. Si no tiene un lugar, desígnale uno. Vamos bien?

 

 

  • Con qué frecuencia utilizo esto?

Luego de que hemos desechado los chunches innecesarios, y que hemos colocado cada cosa restante en su lugar, esto ya es fácil. Lo que se usa más debe colocarse más afuerita. Lo que se usa menos se puede guardar más atrás / más abajo / más arriba, según sea el caso.

 

Hazte estas preguntas claves al ordenar tu casa, y verás que todo resulta más fácil.

 

Qué te cuesta más a la hora de organizar tu hogar?

 

 
 Gabi

 

Tres preguntas que debes hacerte al organizar
Tagged on:

2 thoughts on “Tres preguntas que debes hacerte al organizar

  • February 23, 2015 at 6:16 am
    Permalink

    Gracias por tus sugerencias!!
    Tengo la situación que vivo con mi madre y tenemos cosas guardadas (por años y sin usar) “porque en algún momento se pueden necesitar”… que me sugieren para poder despejar la casa.

    Reply
    • February 24, 2015 at 2:23 pm
      Permalink

      Piensa cuáles son las posibilidades REALES de volver a usar todo eso. Te pongo un ejemplo: en determinado momento mi mamá y mi padrastro tuvieron un bar durante más o menos un año, y por muuuuuuchos años mi mamá guardó las copas, vasos, picheles de cerveza, platitos para bocadillos (tapas), etc., cosas que no se podían usar regularmente en la casa. Y una vez le pregunté que si de verdad-verdad a ella le gustaría volver a tener un bar, y adivina?… me dijo QUE NO!! Entonces para qué estaba guardando todo eso?? Y no sólo hay que pensar en si lo volveré a necesitar. Hay que pensar, si llegado el momento en que yo necesite “esto”, debo confiar en que tendré los medios para volver a adquirirlo, ya sea prestado, o en una tienda de artículos usados, etc., así como los tuve la primera vez. Incluso podré comprarlo en mejores condiciones, o un modelo más moderno, o inclusive talvez para ese momento exista una alternativa más práctica o una mejor manera de hacer lo que necesito hacer. No te parece? Libérate Adriana, deja que todas esas cosas vayan a bendecir las vidas de otras personas, así como lo hicieron contigo y con tu mamá =) Besos!

      Reply

Comenta!