Tres errores comunes al organizar

Si ya has estado leyendo Mi Casa Organizada, talvez ya te hayas decidido a poner un poco más de orden en tu casa y en tu vida en general.

Sin embargo, a pesar de nuestras buenas intenciones, a veces cometemos errores. Pero en guerra avisada no muere soldado, así que vamos a hablar de estos errores tan comunes, para que no vayamos a caer en ellos.

  • No Puedo.


La mayoría de nosotros conoce a alguna persona que parece tener toda su vida organizada y bajo control. Todo lo hace sin esfuerzo, como que le sale naturalmente. Y pensamos que nunca podremos llegar a ser así de ordenados. Pero, así como se aprende cualquier otra cosa en la vida, también podemos aprender a ser organizados. Aunque estas personas parezcan ordenadas “por naturaleza”, no nacieron con agendas, planificadores o hermosas cajitas que combinan con los muebles, simplemente se les hace más fácil aprender a ser organizados. La gente como yo, que tendemos al desorden, podemos aprender a ser organizados, sólo necesitamos ganas y mucha práctica.


  • No es lo mismo organizar que reacomodar.

Por años acostumbré comprar una revista que me gustaba mucho. La compraba religiosamente todos los meses, leía todas las páginas, la guardaba y no la volvía a ver nunca más. Acumulé una gran cantidad de estas revistas, las ponía en la sala, en el librero, hasta llegué a comprar organizadores de cartón para guardarlas. Y al fin un día me di cuenta de que estaba desperdiciando mucha energía tratando de mantenerlas limpias, ordenadas por fecha y pasándolas de un lado para otro. Así que tomé aire y las boté todas. Y hasta el día de hoy no las he extrañado ni un poquito.

  • Comprar los recipientes antes.

No puedo poner demasiado énfasis en esto. No podemos comprar los recipientes sin antes quitar todo lo que ya no sirve o ya no usamos. 
Si compramos los recipientes (canastas, mueble, cajas plásticas, etc.) antes de botar los chunches que están de más, muy probablemente no nos servirá el sistema de organización que pensábamos implementar, o no nos va a caber lo que pensábamos guardar, y talvez hasta nos demos cuenta de que no necesitábamos comprarlos.

Alguna vez te ha pasado algo asi?


post signature


Comenta!

Scroll to top