Qué Significa Vivir Con Menos?

Los “necesitas” o los “quieres”? Ahí está la diferencia!

Como lo mencioné en un artículo anterior, el decidirse a vivir con menos puede ser mal visto por los demás, inclusive por nosotros mismos, ya que es ir en contra de lo que la sociedad, la publicidad y las costumbres nos dictan: el consumismo.

Pero tampoco quisiera darle el enfoque extremista que algunos grupos sociales le han querido dar al “anticonsumismo”, como la filosofía de los “freegans” que evitan el desperdicio al recolectar comida (en buen estado) que ha sido desechada, o los minimalistas extremos como la muchacha de este video, que vive en un espacio de 2.13 x 3.65 metros, sino hacerte ver que siempre podemos vivir con menos,sin sacrificar drásticamente nuestro estilo de vida actual.

El vivir con menos puede implicar alguno o varios de los siguientes puntos:

  • Hacer un uso cuidadoso de nuestro dinero.
  • Aprovechar al máximo los recursos que tenemos a nuestro alcance.
  • Evitar el desperdicio.
  • No comprar cosas innecesarias.
  • Aprovechar ofertas y descuentos.
  • Evitar endeudarse.
  • Buscar alternativas de recreación económicas o gratuitas.

El vivir con menos es tener la opción de vivir más eficientemente, aprovechar lo que tenemos y disfrutar al máximo lo que adquirimos. Algunos lo hacen para poder ahorrar dinero, otros porque tienen una naturaleza economizadora, otros por otras razones. Pero, contrario a lo que podría pensarse, el factor común de la gente que decide adoptar este modo de vivir, es un sentimiento de liberación más que de privación.

En la economía actual, imagínate lo bien que se puede sentir el no tener deudas, o saber que tienes muchas opciones para divertirte sin gastar dinero, o poseer los conocimientos que te permitan preparar una comida con lo que ya tienes en tu despensa.

Tampoco se trata de nunca más ir al cine, o privarnos de comprar algún articulo si podemos hacerlo, sino  aprender a discernir entre necesidad deseo, reservar espacio para lo que realmente nos importa, eliminar el exceso y sacarle máximo provecho a lo que nos queda.

Pienso que a estas alturas ya muchos de nosotros hemos aprendido que el dinero no es sinónimo de felicidad. Muy por el contrario, al liberarnos del estilo de vida consumista, podemos muchas veces encontrar tiempo y recursos para hacer lo que en realidad queremos hacer, desde dedicar nuestro tiempo a actividades que nos gusten, hasta (más drásticamente) cambiar de trabajo y encontrar el empleo o el negocio de nuestros sueños.

Piensas que podrías vivir con menos? En qué otros aspectos podrías reducir sin afectar tu modo de vida? Comenta!

Photobucket

Comenta!