Entraron las clases, y con ellas vuelve la (a veces muy ansiada) rutina que pone en orden nuestro día.

Pero con las clases también vuelven las carreras matutinas. En un abrir y cerrar de ojos ya se nos hizo tarde, estamos saliendo y no encontramos las llaves, estamos ya en el carro y tenemos que devolvernos porque se nos quedó el celular, y al bajar a los chicos en la escuela recordamos que la merienda/lunch quedó sobre el sillón…

 

truco para no olvidar nada por la mañana

 

Talvez sólo a mí me haya pasado esto…

 

Pero hay una forma súper fácil de erradicar este problema.

 

Todos estos olvidos y estreses, se terminan al designar una plataforma de despegue y aterrizaje.

 

… Una qué?…

 

Una plataforma de despegue y aterrizaje es un lugar específico de la casa, en el que ponemos todos los objetos que necesitaremos al día siguiente.

Esta plataforma puede ser desde un mueble utilizado únicamente para este propósito, hasta algo tan simple como una silla, una repisa/balda, una sección del sofá, o cualquier otro lugar de la casa ubicado preferiblemente cerca de la puerta de salida.

No importa qué tan sencilla o sofisticada sea nuestra “plataforma”, lo importante aquí es la consistencia. Debemos regresar a ella consistentemente todos los días. Ahí debemos depositar nuestras pertenencias al entrar a la casa al final del día, y ahí debemos poner todo lo que necesitaremos al día siguiente:

  • Abrigos
  • Bolso o cartera
  • Celulares
  • Billetera
  • Mochilas o bolsos de la escuela
  • Libros para devolver a la librería
  • La ropa sucia que hay que llevar al dry cleaning
  • El correo que debemos ir a depositar a la oficina postal
  • La bolsa del gimnasio
  • Materiales para la clase de arte
  • El violín, la guitarra, o el bolsito de ballet o natación
  • Bolsas de almuerzo
  • Bolsas reutilizables para ir al super al día siguiente
  • Las llaves del carro y las de la casa!!

 

Si por la noche dejamos los almuerzos listos en la refri/frigo, al ver los bolsos del almuerzo en la plataforma de despegue, nos acordaremos de empacarlos.

La idea es que, cada noche, revisemos horarios y agendas, recordemos las actividades o quehaceres del día siguiente, y pongamos en nuestra plataforma todo lo que necesitaremos.

En mi casa, nuestra plataforma se divide entre las sillas del comedor y uno de los sillones de la sala. Pero esto es tema para un futuro artículo.

En este inicio de año lectivo, inculca este hábito en tu familia. Es muy pero muy útil, y lo seguirá siendo en cualquier etapa de nuestras vidas y las de tus hijos e hijas.

Tienes una plataforma de despegue en tu hogar? Has pensado en implementar este cambio en tu vida diaria? Comenta!

 

Gabi

Olvidas cosas en casa al salir por la mañana? Necesitas este truco!