Mucha gente piensa que SE NACE siendo organizado.

Buenas noticias! La organizacion no es algo con lo que se nace, sino que se aprende, sólo requiere práctica continua, y algunos tips 😉

Hoy te traigo algunos, para ayudarte a tener éxito a la hora de organizar tu hogar, tus estudios, tu oficina, y tu vida en general.

SÍ  y NO #1

NO trates de hacerlo todo en un día.

Muchas veces me refiero a esto como “el bicho de la organización que nos pica”, entonces nos entra una fiebre, y nos volvemos locas y sacamos y sacamos cosas y queremos hacerlo todo en un solo día, lo cual sólo empeora las cosas. Así como no se gana peso de un día para otro, la realidad es que nuestro hogar no se llenó de cosas innecesarias en un solo día. Sucedió que un día trajimos una cosita, luego una bolsa, una revista, una blusa nueva, unos zapatos nuevos, y así fue pasando el tiempo, pero no lo notamos sino hasta que ya hay tanta cosa por todos lados que no podemos ni caminar.

De la misma forma en que perdemos peso, debemos “poner a dieta” nuestra casa poco a poco pero continuamente. No trates de hacerlo todo en un día.

SÍ: Sé realista acerca de tu tiempo y tus obligaciones actuales.

Una vez que sepas tu horario y de cuánto tiempo dispones, ponte una cita a tí misma cada día, o lo más seguido que puedas, y comienza poco a poco a sacar de tu casa todo lo innecesario.

SÍ  y NO #2

NO organices lo que ya no necesitas.

Lo hemos dicho antes: chunches en cajitas SIGUEN SIENDO CHUNCHES. Si omites la primera regla de la organización (“deshacerse de todo lo innecesario primero“), lo que estarás haciendo será “mover” tus cosas insevibles de un lado para otro. Seguirás teniendo los closets y las gavetas atiborrados, porque no te estás deshaciendo de nada. Aunque el resto de tu casa se vea bien, tras puertas cerradas la historia es diferente. No podrás encontrar nada, y el desorden seguirá siendo causa de frustración.

SÍ: Saca todo lo que no necesites primero.

Por algo esta es la REGLA DE ORO! Dona tus cosas a alguien que sí las necesite, o haz una venta de garaje. Mantén en tu casa sólo aquellas cosas que de verdad te gusten, que te hagan sentir contenta, y que le den valor a tu vida. Si alguna cosa no cumple estas características, déjala ir para que vaya a bendecir la vida de alguien más.

SÍ  y NO #3

NO trabajes sin tener un plan previo.

Si no tienes un “plan de vuelo”, te vas a desviar y a distraer, tu trabajo no va a ser tan efectivo, y es posible que ni siquiera completes lo que decidiste hacer. Y al ver lo “difícil” que se te hace realizar tu trabajo, te desmotivarás, porque no verás avances.

SÍ: Trabaja con un plan.

Para que tus sesiones de organización sean lo más efectivas posible, necesitas:

  • Un plan.
  • Un área definida.
  • 3 cajas.
  • Tiempo apartado específicamente para tu sesión.

Tu plan será la idea general de cómo quieres que se vea tu espacio, qué funcionalidad va a tener, quiénes lo van a usar, etc. Las 3 cajas debes rotularlas, una para “donaciones”, otra para lo que “se queda”, y otra para “basura”. Trabaja rápidamente durante el tiempo que has establecido, y concéntrate sólo en el área que previamente has definido: una mesita, una repisa (balda), una gaveta o cajón, etc. No te distraigas, ni salgas de la habitación para ir a dejar cosas aquí y allá, hasta que haya terminado tu tiempo.

SÍ  y NO #4

NO te desanimes si todo se ve peor que cuando comenzaste.

Siempre va a suceder así. Recuerda que estás dividiendo todo en grupos separados (donar, botar, guardar), por lo tanto va a parecer que hay más desorden que antes. No permitas que esto te desanime. Estás progresando y pronto verás los resultados de tu esfuerzo.

SÍ: Mira la situación desde otro ángulo.

No te enfoques en el desorden en general, sino mira la manera en que tus grupos van creciendo. Para mantener un poco el control, al final de cada sesión, saca lo que sea basura, y lleva a donar las cosas que piensas regalar (recuerda SIEMPRE preguntar antes si las quieren/necesitan, no lo asumas). De esat forma el grado de desorden será menor, y verás tu progreso más fácilmente.

SÍ  y NO #5

NO compres recipientes, organizadores o muebles anticipadamente.

Sé que cuando vamos a las tiendas donde venden artículos de organización, nos volvemos un poco locas y queremos comprar todas las cajitas y los productos para organizar que vemos, pero recuerda que ese es uno de los últimos pasos en nuestro proceso. Si haces esto, sólo estarás trayendo más cosas dentro de tu hogar y creando más desorden.

SÍ: Elimina todo lo innecesario antes de comprar tus recipientes.

Los recipientes son absolutamente necesarios en todo proyecto de organización. Llámense cajas, canastas, organizadores de pared o puerta, cajitas con divisiones, cosmetiqueras, recipientes para lápices o para los cubiertos de la cocina, los recipientes nos ayudan a mantener nuestras cosas en un solo lugar, confinadas a ocupar un solo espacio, en lugar de andar regadas por todos lados. Pero para saber exactamente cuántos necesitas, de qué material, forma, diseño y función, primero debes quedarte sólo con las cosas que necesitas, para así poder apreciar el conjunto en su totalidad. Inclusive, es muy probable que ni siquiera necesites comprar ningún recipiente nuevo.

SÍ  y NO #6

NO lo hagas sola.

Sientes que estás sola en el frente de batalla luchando contra el desorden? No necesitas hacerlo todo tú sola. No subestimes la ayuda que los demás podrían darte, deja de decir “es que sólo yo lo puedo hacer bien”. Si tú guías el proceso, cualquier persona podría serte de gran ayuda.

SÍ: Recluta ayudantes.

Ya sea miembros de tu propia familia, una amiga, etc. Los chicos casi siempre están ansiosos de ayudar, les gusta, porque lo ven como un tiempo de diversión haciendo algo con mamá, no como “trabajo”. Puedes incentivar a los chicos más grandes, permitiéndoles quedarse con el dinero que se recolecte en la venta de garaje, o puedes decirle a tu amiga que luego tú le ayudarás a hacer lo mismo en su casa, si ella lo deseara. Habla con tus seres queridos, y explícales lo que quieres lograr. Es mejor explicar tus razones primero, en lugar de dejarlos sorprendidos y resentidos porque mamá sólo grita y grita cuando está ordenando.

SÍ  y NO #7

NO organices las cosas de tu pareja o hijos mayores.

Personalmente, este punto es el que más me cuesta. Me desespera el hecho de que a mi esposito le cueste tanto deshacerse de sus cosas. Pero son SUS cosas, no las mías, debo respetarlas, así que me muerdo la lengua y me armo de paciencia. A veces toma algún tiempo para que nuestra pareja o hijos mayores se den cuenta de que su vida sería más tranquila y llevadera si se deshacen de los objetos que no necesitan. Sin embargo, entre menos fuerces este proceso, mejor será.

SÍ: Concéntrate en tus propias cosas primero.

Cuando tu pareja e hijos vean lo fácil que encuentras todo, y lo bien que se ve la parte de la casa que te corresponde organizar, también querrán esto para ellos. Organiza tus cosas, motiva, pero sin presionar.

SÍ y NO #8

NO dejes que se te vuelva a salir de las manos!

Como lo mencionábamos antes, la casa se va llenando de cosas casi imperceptiblemente, y sólo nos damos cuenta del desorden cuando éste ya es insoportable. A veces ni siquera nos damos cuenta de que estamos haciendo basura de nuevo.

SÍ: Declárale la guerra al desorden!

Mantente alerta respecto a las cosas que entran a tu casa. No compres cosas sólo porque están en oferta. Establece un sistema para evitar la acumulación: por cada cosa que entra, una cosa sale. Por ejemplo, si te compras un nuevo par de zapatos, saca algunos que no te gusten, que no te queden bien, o que ya no estén en buena condición.

Recuerda que la organización no es un proceso que se hace una sola vez, sino una nueva manera de vivir. Sigue haciéndolo, mantén bajo control “esos” lugares que siempre se nos llenan de cosas, vuelve a poner las cosas en su lugar cuando termines con ellas, y verás que tu hogar se mantendrá organizado y hermoso, como siempre lo imaginaste!

Gabi

Los “SÍ” Y Los “NO” De La Organización

Comenta!