Diseña tu propio sistema de organización

Luego de aprender a botar chunches eficientemente, luego de haber botado todo lo que había que botar, y regalado lo que había que regalar, tenemos que decidir cómo vamos a organizar todo aquello que nos dejamos.

Una vez boté tantos chunches, que la entrada de mi casa se veía peor que esto!

Lo malo es que todavía no vamos a ir a comprar ningún recipiente, canasta, mueble, ni nada. Es más, es muy posible que no tengamos que comprar absolutamente nada. Hay que cuidar el presupuesto familiar, cierto?

Ok, lo primero que tenemos que hacer es analizar muy bien todas esas cosas que nos dejamos, y decidir cuál es el lugar lógico donde se podrían colocar.

Por ejemplo, si decidimos qué accesorios vamos a usar mientras nos vestimos, pongámoslos cerca del clóset (o dentro de éste, si hay espacio). Si nos maquillamos al lado de una ventana, y no en el espejo del baño, no guardemos el maquillaje en el baño. Las llaves cerca de la puerta. Los controles del tele a  la par del aparato, o en la mesita de la sala de tele. Ustedes me entienden.

Así que hemos decidido el “dónde”, vamos a pensar en el “cómo”, y esta es la parte divertida, porque vamos a “comprar” dentro de nuestra propia casa. Vamos a buscar el joyero que no usamos, o el baulito de adorno que tenemos vacío, y le vamos a dar un buen uso colocando dentro nuestro maquillaje.

La próxima vez que vayas a la playa, trae un poquito de arena y haz esto!

Buscaremos un gancho de pegar en la pared, o una canastita, un plato, o incluso una cajita forrada, y ahí vamos a colocar las llaves de ahora en adelante. Conseguiremos una maceta que no se use, un platón de vidrio, una lata de frutas forrada con tela, una cesta mediana, y ahí pondremos los controles del tele.

Tratemos de pensar creativamente. Un florero de boca ancha nos puede servir para poner pañitos de mano en el baño, o las espátulas y cucharones en la cocina. Para las especias, podemos usar frasquitos de gerber (si es que todavía tenemos algunos). Las cajas de zapatos forradas en tela o papel son muy útiles para guardar lápices de color, marcadores y otros artículos escolares o de pasamanería. Utiliza etiquetas para no estar abriendo todas las cajitas recipientes o cestas cuando busquemos algo.

Es mejor forrar las cajas con tela, o con papel  resistente o plastificado
Lo importante es tratar de usar lo que tenemos a mano, y lograr encontrar un sistema de organización que nos simplifique la vida, en lugar de complicarla más. Por ejemplo, no vamos a pretender doblar los pañitos de mano así todo el tiempo:

Si definitivamente no tienes un gancho para colgar las llaves, ahora sí tenemos permiso para ir a comprar! Pero con cuidado, no es cuestión de ir y comprar todo lo que se vea bonito en Pequeño Mundo. Hay que comprar pensando exactamente qué vamos a echar ahí y dónde vamos a colocar ese recipiente. Por ejemplo,  si queremos poner varias canastas o cajas plásticas en un mueble, debemos tomar muy bien las medidas, tanto del contenido, como del mueble. Luego, mide otra vez. Y entonces sí estarás lista para ir a la tienda.

El último paso nunca termina. Es el mantenimiento y revisión del sistema de organización. Si mantener las cosas en el lugar que has designado para ellas toma más tiempo, o es más engorroso que dejarlas puestas por ahí, el sistema no funciona y hay que retomarlo y diseñarlo de otra manera.

La organización, más que un pasatiempo o una majadería, es un modo de vida. Una vez que tu mente se acostumbre a estirar el brazo y tomar las llaves del gancho de manera automática, todo será más fácil. Es más, cuando las veas en otro lugar dirás: “qué están haciendo esas llaves ahí?”, y las llevarás a su lugar sin que eso represente mayor esfuerzo.

post signature

1 Comment

  1. Lorraine Feliciano
    July 28, 2015

    Trato y trato pero nada!!!

    Reply

Comenta!

Scroll to top