Cómo Organizar Las Revistas

Mañana martes 23 de abril celebraremos el Día del Libro, y para que vayamos entrando en calor para celebrarlo, hoy vamos a hablar acerca de formas para organizar revistas, las primas cercanas de los libros.

Las revistas son una de esas cosas que entran continuamente a nuestra casa, y que se multiplican como conejos al mínimo descuido. Uno de los mayores problemas con las revistas (al menos para mí) es que el siguiente ejemplar siempre es más atractivo que el anterior, y todo el tiempo encuentro alguna que deseo leer. Aparte de eso la mayoría son más accesibles que los libros, y para colmo de males me hacen ojitos cada vez que me acerco a la caja del supermercado. Francamente es difícil resistirse a sus encantos!

Así que, lo que tenemos que hacer es controlarlas una vez que han entrado a la casa. Es muy tentador guardar todos y cada uno de los números de tus revistas favoritas, como una colección, pero si lo haces pronto verás que tu prolífica colección rápidamente toma vida y se expande como mala hierba por toda tu casa, y hasta puede llegar a interferir con tu vida normal, ya que ocupan demasiado espacio.

Talvez creas que si las guardas podrás volver a esa manualidad maravillosa que viste, o podrás releer ese artículo tan interesante, o ver de nuevo las fotos tan hermosas para inspirarte cuando rediseñes tu jardín. El problema es que si guardas las revistas así nada más, no podrás encontrar nada. No hay forma de buscar lo que deseas, y lo que harás será desperdiciar un montón de tiempo tratando de buscar la receta aquella, porque deberás revisar todas y cada una de las revistas hoja por hoja. Así que, aunque tengas un montón de información valiosa a la mano, en realidad será un desperdicio ya que no podrás utilizarla.

Para eliminar el desorden que causan las revistas hay que crear un sistema con el cual guardaremos solamente la información verdaderamente importante. Sigue estos consejos:

1. Centraliza todas tus revistas en un sólo lugar. Puedes poner una canasta o un baúl bonito cerca de la puerta de entrada de tu casa, y colocarlas ahí. Así puedes tomar algunas al salir de tu casa hacia una cita médica, el banco o las clases de natación de tu hija, para leer durante ese tiempo muerto que tendrás. O puedes tomar un par y hojearlas mientras te tomas el café el domingo por la mañana.

2. No mantengas revistas de más de tres meses atrás. Cuando traigas a casa una nueva, revisa rápidamente tu canasta a ver si tienes otros números de la misma revista. Si tienes alguno de más de tres meses, sácalo y colócalo en el recipiente del reciclaje, ya que si no la has leído en tres meses, hay muchas probabilidades de que no lo hagas nunca.

3. Si tienes suscripciones y te encuentras enviando alguna revista en particular al reciclaje siempre sin leer, cancela esa suscripción.

4. Cuando te sientes a leer tus revistas en casa, ten siempre a mano algunas herramientas, como un resaltador de texto, unas tijeras, un cutter y una grapadora. Si estás fuera de casa sólo necesitarás un resaltador de texto y un folder o sobre tamaño carta, para colocar ahí los artículos que vas escogiendo. Puedes tener estas herramientas dentro de la canasta o contenedor donde guardas tus revistas por leer.

5. A medida que vayas hojeando tus revistas, ve arrancando las páginas que contengan fotos, artículos, manualidades, técnicas o recetas que realmente llamen tu atención por alguna razón concreta.. Sé muy selectiva con respecto a lo que quieras guardar, recuerda que puedes encontrar muchísima información en Internet (muchas veces los artículos, recetas y técnicas de manualidades están también en digital), y la podrás accesar con sólo hacer una búsqueda rápida en Google. Así que piensa muy bien y guarda sólo aquella información que sea digna del estatus de “guardable”; te sorprenderás de lo poco que querrás guardar en realidad. Si las páginas de alguna revista son particularmente difíciles arrancar las páginas sin que se rompan o quede un borde horrible, córtala con el cutter. En caso de que una página contenga varias recetas, pero quieras guardar sólo una, usa el resaltador de texto para marcarla. Si guardas un artículo que se extiende por varias páginas, engrápalas para que no se extravíen.

6. Está bien guardar revistas completas cuando se trate de especiales de novia, de navidad, etc. Pero también debes ser muy selectiva con respecto a estos especiales. Compra un organizador de revistas y guarda ahí tus números especiales, pero limítate a ese espacio. En estos organizadores caben de 10 a 15 revistas, el cual es un número aceptable para guardar.

7. Si tienes niños, guarda unas 10 revistas por separado para proyectos de la escuela, manualidades, tareas, etc.

8. Luego de sacar las páginas que hayan llamado tu atención de manera especial, puedes colocar la revista en el reciclaje, o puedes dejarla en un food court, la oficina del doctor, en el break room de la oficina, etc. Así alguien más la podrá leer.

9. Ten siempre en mente que es mejor lidiar con tus revistas de inmediato, en lugar de dejar que se acumulen. No te sientas culpable de no leer algún número, pronto recibirás otro igual o más interesante que el anterior!

Cómo organizar tus recortes de revistas? 

Ahora bien, qué hacer con todos esos recortitos?

Independientemente del sistema que elijas, lo importante es archivarlos de manera que después sea fácil encontrar lo que buscas, de lo contrario la información que guardaste tan cuidadosamente no tendrá ningún valor. 

Primero que nada, piensa en las categorías que tendrá tu sistema de organización. Por ejemplo, si te gusta guardar fotos de moda, prendas de vestir, etc. , puedes organizarlas en categorías como: conjuntos, blusas, pantalones, zapatos, vestidos de noche, accesorios, etc. Trata de que tus categorías no sean extremadamente detalladas (“botas café con tacón de cuña”), ni tampoco que abarquen demasiado (“ropa”). Piensa en categorías que tengan lógica para tí, y no uses muchas.

Luego de que tengas tus categorías, viene la parte divertida. Aquí tienes varias ideas:

1. Haz un “libro de ideas” personalizado. Consigue un cuaderno, ya sea cosido, de espiral o de pasta dura, o un álbum para fotografías, y pega ahí los artículos o fotos que vayas recortando. Puedes dividir un solo cuaderno en varias categorías, o usar un portafolio y agregar hojas blancas a medida que las vayas llenando. El libro de ideas es útil para coleccionar recortes pequeños, como de prendas de vestir, ideas de maquillaje o fotos de jardines.

2. Puedes conseguir un portafolio y protectores de hojas transparentes. Son muy baratos y se consiguen en cualquier librería. En ellos puedes ir guardando tus artículos, sin miedo a que se ensucien. Este sistema es particularmente útil para colecciones de recetas (más adelante hablaremos de las recetas con mayor detalle).

3. También puedes organizar tus recortes en un folder de acordeón. Muchos tienen divisiones con pestañas para tus categorías. Este sistema es ideal para guardar hojas completas, en lugar de recortes, ya que estos podrían salirse y perderse.

4. Otra idea es usar sobres de cartulina, ya sea que utilices un color para cada categoría, o un solo color para más uniformidad. En estos sobres podrás guardar tanto hojas completas como recortes pequeños que luego irán en tu libro de ideas.

Revistas de recetas

Las revistas de recetas merecen mención aparte, ya que el proceso involucra pasos extra que debemos seguir si queremos mantener nuestra colección ordenada y utilizable.

Cuando hojees una revista de recetas, guarda solamente aquellas recetas que tienes intención de cocinar en un futuro cercano. Yo por ejemplo, no guardaría una receta de tartaletas de caviar, o una receta para hacer pasta fresca, o queso mozzarella casero, ya que no tendría la más mínima intención de cocinar algo así.

Ve guardando tus recetas “pendientes” en un sobre aparte. Cuando estés planeando las comidas de la semana, revísalas y trata de ir probándolas poco a poco. Si la receta es un éxito, alcanza la categoría de “guardable” y tendrá el privilegio de ser archivada en tu álbum. Si no queda bien o no le gusta a tu familia, se bota.

Por último, puedes organizar tus recetas en categorías tradicionales como: ensaladas, vegetales, sopas, carnes, acompañamientos, postres, etc. o puedes también organizarlas por épocas, como: Navidad, Semana Santa, fiestas, cumpleaños de niños, y otras similares.

Qué te parecen estas ideas para deshacerte del interminable desorden que causan las revistas? Espero que te sean útiles, y como último paso recuerda repasar tus recortes una vez al año, ya que nuestros gustos cambian. Por ejemplo, puede que hayas guardado recortes acerca de cómo hacer encaje de bolillo, pero si en un año no te has decidido a comprar los materiales y comenzar a aprender la técnica, será mejor desechar estos recortes y hacer espacio para información nueva que sí vayas a utilizar. Recuerda que los álbumes de recortes deben también tener un límite, y no debes permitir que se salgan de control. Y cada vez que puedas, guarda la información de manera digital, así no ocupa espacio.

No olvides contarme cómo vas progresando en los comentarios. Suerte!

Photobucket

2 Comments

  1. Iván Sánchez
    July 31, 2013

    ¡Muchas gracias!, justo lo que necesitaba, estoy revisando mis revistas y tenía una idea vaga de cómo acomodarlas y ordenarlas, de hecho ya había puesto en acción algunas de las ideas que aquí mencionan, pero su artículo dió orden a ésas ideas, muy útil. ¡Gracias!.

    Reply
  2. Gabi
    July 31, 2013

    Hola Iván!Qué bueno que te haya servido el artículo. Gracias por comentar =)xoxo-Gabi-

    Reply

Comenta!