Cómo organizar la alacena – Primera Parte

En Costa Rica hay muy pocas casas con alacena. Y es muy extraño, porque son tan útiles! Es muy cómodo tener toda la comida en un sólo lugar y no tener que estar abriendo los cajones de la cocina para ver qué cocinamos.

Para quienes tienen la suerte de tener una, aquí les dejo unos consejitos para mantener nuestra alacena bien ordenadita. Para quienes no tienen una, los mismos consejos servirán para almacenar sus provisiones de la mejor manera posible.

Muy linda, pero imagínense cómo quedaría esto después de uno de nuestros temblores!

Qué beneficios nos traería organizar la alacena? Varios muy importantes:


1. Ahorro de tiempo: todo el proceso de abastecer nuestro hogar de los alimentos necesarios, cocinar, el planeamiento de las comidas, etc. será más rápido y agradable si tenemos la alacena organizada, ya que seremos capaces de darnos cuenta con una sola mirada rápida qué cosas hay que volver a comprar, qué se está acabando, o qué podemos preparar para cenar.




2. Ahorro de dinero: A veces nuestra cocina tiene suficiente comida, y aún así paramos en algún restaurante de comida rápida o pedimos pizza, porque no encontramos las cosas que necesitamos, o porque no tenemos ni idea de qué tenemos en casa. Siendo el comer fuera una de las principales causas de endeudamiento de las personas, si preparamos nuestras comidas en casa el ahorro será sustancial. Eso sin mencionar los efectos adversos de la comida rápida en nuestra salud.


3. Aprovechamiento de los recursos: De nada vale ir al Price y comprar un montón de comida, gastar un montón de plata, si ya en casa no la almacenamos bien para que se mantenga en las mejores condiciones. A veces compramos pan cuadrado habiendo ya uno en la casa, y se nos pone malo porque no lo gastamos a tiempo, o las galletas o el cereal que quedaron abiertos se suavizan y ya nadie se los come. O a veces tenemos una lata que está con nosotros desde el tiempo de la prehistoria y ya ni sabemos qué contiene porque hasta la etiqueta se le cayó.

Ahora que ya los tengo convencidos, entremos en materia.

  • En primer lugar, como todo proyecto de organización, debemos iniciar por deshacernos de todo aquello que no nos sirve o no nos hace felices. En el caso de la alacena, vamos a deshacernos primero de todo aquello que ya esté vencido. Es un peligro para nuestra salud consumir productos luego de su fecha de vencimiento, además de que sus cualidades alimenticias y su sabor se ven afectados después de un largo período de almacenaje, aunque a simple vista se vean bien.
  • Revisa todos los paquetes de arroz, leguminosas, azúcar, harina, etc. Fíjate que no estén rotos, que no tengan insectos, que no estén húmedos. Tira a la basura todos los alimentos que lo estén.
  • Revisa tus latas, que no estén golpeadas, herrumbradas, y que todas tengan su etiqueta debidamente pegada.
  • Huele tus especias. Si las especias huelen a polvo, tu comida tendrá sabor a polvo. Bótalas!
  • Vamos también a deshacernos de toda aquella comida que no nos gusta comer, y que no le gusta a nuestra familia. Si en la canasta navideña venía un frasco de caracoles, y nunca nos los vamos a comer ni locos, qué hacemos guardándolos? Regálaselos a alguien a quien sí le gusten.
  • Al mismo tiempo que vamos revisando nuestra comida, vamos a ir limpiando los cajones para que queden listos para recibir nuevas compras. Revisa que no haya humedad, y que no haya insectos o roedores que puedan dañar la comida.

Ya estamos listos para poner guapa a nuestra alacena! No te pierdas la próxima entrega, con muy buenas ideas para tener una alacena hermosa y funcional.

post signature

1 Comment

  1. […] Esta es la segunda entrega de como organizar tu alacena. Si te perdiste la primera parte, puedes encontrarla aquí. […]

    Reply

Comenta!