“No dejes para mañana lo que puedes hacer pasado mañana.”

“Puedo dejar de postergar. Nada más espera y verás.”

“Procrastinadores, uníos! … mañana.”

Mañana es el mejor momento para hacer todo lo que tienes planeado hacer hoy.”

 

A veces hay que tomarse algo en broma un asunto que francamente es bastante serio, para así poder verlo bajo otra perspectiva.

 

Dicen que la procrastinación es el gran asesino de las oportunidades, la ladrona del tiempo, y la causante de que exista pánico en el futuro cercano.

 

Todo esto suena bastante feo. Y sin embargo, es normal que siempre estemos en modo “lo haré después”. “Lo guardo después”, “después llamo”, “lo entrego después”.

Después, después después.

 

Y adivina qué?

 

Ese “Después” nunca llega! Pero lo que sí llega son las fechas de entrega, las fechas de pago, las horas para las citas, la hora de servir la cena.

 

Lo que sí llega son los momentos de estrés y pánico porque vamos a llegar tarde, porque faltan 5 minutos para hacer la presentación, porque ya hay que salir corriendo para la escuela y el uniforme de educación física de la niña está sucio desde la semana pasada.

 

Tengo una gran confesión que hacerte:

 

Soy una gran procrastinadora.

 

No, no, no, no…

 

Vamos a cambiar eso… ERA una gran procrastinadora.

 

Porque desde hace un tiempo decidí que dejaría de estar dejando todo “para después”. Aunque me acueste tarde, aunque me tenga que levantar temprano, aunque las cosas no queden “perfectas”, en mi cabeza mantengo dos ideas:

 

“HECHO es mejor que PERFECTO”

“Para avanzar hay que comenzar”

 

No más quedarme atascada pensando interminablemente en todo lo que tengo que hacer, sin realmente ponerme a hacer algo.

 

No más salirme del trabajo que estoy haciendo para revisar Facebook “un momento”, y darme cuenta de que estoy ahí pegada una hora después.

 

No más hacer 10 cosas a la vez sin terminar ninguna.

 

Una cosa, 100% de enfoque durante 10 minutos. Respiro, y otros 10 minutos. Trabajando lo más rápido que pueda. Y así hasta que termine lo que estoy haciendo.

 

IMG_20150401_183440

Hace unos días tenía 89 correos sin responder en el inbox de Mi Casa Organizada. Tenía semanas de verlos y verlos una y otra vez, y repasarlos, contestaba unos, dejaba otros. La tarea se me hacía tan pero tan gigantesca, que no sabía por dónde entrarle. Apenas lograba ir respondiendo a un ritmo tal, que no lograba bajar el número de correos sin responder, sólo lo mantenía sin aumentar.

 

Entonces… Cómo hace uno para comerse un elefante? Pues mordisco a mordisco.

 

Decidí que iba a encargarme del elefante de mis correos, en mordiscos de media hora dos veces al día. Contesto correos durante media hora al iniciar mi trabajo, y durante otra media hora al ya ir terminando mis labores del día (me refiero al trabajo en mi página, no a mi trabajo regular). Y aunque en esa hora logro responder unos 20 a 25 correos, y aunque todos los días entran correos nuevos, el numerito ahí va bajando, poquito a poco. Y sé que si continúo haciéndolo, llegará el día en que OTRA VEZ mi bandeja de entrada muestre ese número glorioso: CERO!

 

Que conste que no te estoy diciendo que no me mandes correos. Muy por el contrario, siempre me encanta recibir correos de las personas lindas que se toman el tiempo para escribirme. Me siento honrada cada vez que recibo un correo. Así que, sigue haciéndolo.

 

Este es sólo un ejemplo de un gran elefante que ha estado molestándome durante muchos días, pero que estoy determinada a eliminar.

 

Cuál es tu elefante? Cuál es esa tarea gigantesca que te paraliza? Piensa hoy mismo cómo le vas a entrar, ya sea de 5 en 5 minutos. Algo es mejor que nada. Y eventualmente lograrás completar esa tarea.

 

No te quedes como yo, viendo y viendo y viendo sin hacer nada. Actúa.

 

No mañana, no después. Actúa hoy. Actúa ya.

 

Gabi

Cómo Dejar De Postergar Los Quehaceres?

2 thoughts on “Cómo Dejar De Postergar Los Quehaceres?

Comenta!