Cómo Ayudar Al Acumulador Compulsivo?

En días anteriores hemos hablado de que la acumulación compulsiva es una enfermedad que se esconde, la persona muchas veces tratan de evitar que otros se den cuenta de su comportamiento. Pero qué puedes hacer en caso de que sospeches que alguien cercano a ti podría ser un acumulador compulsivo?

Primero que nada debes comprender que la acumulación compulsiva no es falta de aseo, o que la persona solamente requerirá que le ayuden a organizarse. Esto no solucionará el problema, porque la raíz del mismo está en el interior de la persona. El acumulador compulsivo guarda cosas porque las considera invaluables, irreemplazables, o porque piensa que sufrirá una crisis económica en un futuro en caso de necesitar algo y no tenerlo. Aunque para las demás personas estas razones no tengan sentido, para la persona que sufre de acumulación compulsiva su miedo es real, e ir en contra de lo que esta persona siente puede más bien agravar el problema.

Talvez puedas pensar que qué bueno sería botarle todo y darle una sorpresa, y ver qué contenta(o) se pondrá cuando vea todo limpio y ordenado! Tampoco esto funciona, ya que no le permite a la persona analizarse y tratar de ir solucionando su problema internamente. Más bien lo que puede provocar es una crisis al verse de un momento a otro sin sus “valiosas posesiones”. Recuerda: para ellos ninguna de sus posesiones es “basura”.

Muchos acumuladores ni siquiera se dan cuenta del impacto de la acumulación en sus vidas, o justifican su comportamiento y no creen necesitar tratamiento. Es difícil comprender que en la mayoría de los casos no puedes forzar a la persona a hacer nada que no desee, pero tu manera de hacerle ver la situación podría evitar que la persona se ponga a la defensiva. En todo caso, la confrontación directa casi nunca funciona, y nada cambiará a menos que la persona esté lista para cambiar.

Cómo ayudar al acumulador compulsivo?

  • No discutas. Lo único que conseguirás es hacer que la persona se encierre en su comportamiento y se niegue a siquiera pensar en maneras de solucionar la situación.
  • Muestra empatía. Esto no significa que tengas que estar de acuerdo con la otra persona, pero trata de ponerte en sus zapatos, escucha con paciencia, y respeta sus opiniones, aunque para ti sean irracionales.
  • Respeta su derecho a decidir. Recuerda que, en la gran mayoría de los casos estás tratando con un adulto que tiene derecho a decidir acerca de sus propias posesiones. Trata de no entrar en una discusión, sino de conversar acerca de la casa y su comportamiento. Pregúntale qué quiere hacer, en lugar de decirle lo que tú quisieras hacer. Por ejemplo: “Qué crees que podamos hacer con respecto a las cosas que guardas?”. 
  • Recuérdale que hay cosas más importantes en su vida. Pregúntale a la persona qué es realmente importante en su vida, cómo se ve en 5 años, cuáles son sus anhelos y esperanzas. Ayúdale a darse cuenta cómo el estar adquiriendo o guardando cosas no calza con estas metas y valores. Pregunta, en lugar de “decir”. Por ejemplo puedes preguntar: “De qué manera afecta la condición de tu hogar tu deseo de ser una buena abuela?”, “Dices que tener amigos es muy importante para ti, pero cómo puedes cultivar tus amistades viendo el estado en que están las cosas en este momento?”.

Si han tenido discusiones en el pasado acerca de la acumulación, talvez tu nuevo enfoque tome por sorpresa a esta persona. Podría tomar algo de tiempo antes de que tu ser querido comience a confiar en que no vas a comenzar a botarlo todo apenas dé media vuelta. Usa estos consejos en varias conversaciones, y poco a poco la persona irá tomando conciencia de lo que le quieres dar a entender.

Y cuando la persona esté lista para comenzar a hacer cambios (pequeños o grandes, no importa), brinda tu ayuda removiendo inmediatamente los artículos que haya accedido a eliminar, y haciéndote cargo ya sea de vender lo que se pueda vender, ir a dejar cosas que otra persona haya aceptado, o llevando la basura lejos del acumulador. Esto reducirá su ansiedad y también la probabilidad de que las cosas “misteriosamente” vuelvan a entrar en la casa. Dependiendo de la gravedad del problema, sería bueno buscar ayuda de un profesional en cuanto la persona dé signos de querer cambiar.

Pero, qué hacer si eres tú quien tiene los síntomas de un posible acumulador? Si decides cambiar esta conducta, cómo detener el ciclo de acumulación y evitar repetirlo? Lee el artículo de mañana y averígualo.

Photobucket

Comenta!