Algunas veces para solucionar el problema del desorden en nuestra vida, lo que debemos hacer es identificar lo que está causando el problema, lo que realmente produce desorganización, ya sea en nuestro hogar, en nuestro trabajo, en nuestras finanzas, etc. Por obvio que parezca, muchas veces tratamos de buscar una respuesta a nuestro dilema, y olvidamos que si no nos vamos a la raíz, no lo podremos eliminar.

Y qué sucede si la “raíz del problema” tiene nombre y apellidos?

 

 

Nosotras nos quejamos de que nuestra pareja, hijos, padres, compañera de apartamento, hermanos, andan dejando cosas por toda la casa. Algo así como: “mi esposo deja la ropa sucia tirada en el piso”, o “los chicos dejan los juguetes regados por la sala”.

O sea, pensamos que LA PERSONA es EL PROBLEMA.

Aunque los chicos o tu pareja sean los que andan haciendo desorden, en la mayoría de los casos “ellos” no son exactamente la causa del problema. Casi siempre, el problema es causado porque:

1. No existe una solución conveniente (la canasta de la ropa sucia está en el closet, pero tu esposo se cambia en el baño).

2. No se ha implementado una solución (no hay un recipiente para colocar la ropa sucia).

3. A la persona no se le ha enseñado cómo usar el sistema de organización (a los chicos no se les ha mostrado cómo recoger sus juguetes, o nunca se les ha pedido que lo hagan).

4. La persona tiene un diferente nivel de tolerancia hacia el desorden que la persona que está planteando la queja (la persona que hace el desorden podría no ver la ropa y juguetes en el piso como desorden).

Antes de señalar un culpable, trata de buscar la raíz del problema. Cuando identificas realmente la causa del problema, es mucho más fácil solucionarlo. Siguiendo con los ejemplos anteriores, el desorden se podría solucionar de las siguientes maneras:

1. Comprando 2 recipientes adicionales para ropa sucia. Deja el que tienes en el closet, y pon uno en el baño, y el otro al lado de la cama en que tu esposo se acuesta.

2. Compra un recipiente para ropa y colócalo en el lugar donde tu esposo generalmente pone la ropa en el suelo.

3. Enséñale a tus hijos cómo recoger sus juguetes (debes hacerlo con ellos, no sólo decirles que recojan, sino mostrarles cómo se hace). Dales 3 minutos al final de cada sesión de juego para que practiquen recoger sus juguetes.

4. Conversa respetuosamente con tu pareja, hijos, padres, hermanos, etc. acerca de lo que tú consideras orden, y lo que ellos consideran orden, y lleguen a un acuerdo, busquen soluciones conjuntas, que los beneficien a todos. Por ejemplo, mi esposito tenía la costumbre de dejar la ropa en el piso, y durante años y años fui guardando resentimiento cada vez que tenía que recogerle la ropa, hasta que un día me senté a hablar con él, y le expliqué que cada vez que recogía la ropa que él dejaba tirada, me sentía desvalorizada y despreciada, como si mi trabajo en la casa fuera menos que nada, y de este modo él me comprendió. Qué montón de años de resentimiento me habría ahorrado si hubiera hablado así con él desde el primer momento!

Este principio de buscar la raíz del problema puede aplicarse a muchos otros aspectos. Por ejemplo, talvez tu desorden sea con tus finanzas. Talvez te has resuelto a no usar la tarjeta de crédito (que ya está llena hasta el techo), pero cada vez que compras algo, te das cuenta de que no andas efectivo, ni la tarjeta de débito, y entonces debes cargarlo a la tarjeta de crédito. En lugar de reprocharte lo “mala administradora” que eres, hazte el propósito de hacer visitas regulares al cajero automático, o retira un monto más grande y mantenlo en tu casa, pero revisa que siempre andes dinero en tu cartera. Esconde un billete en algún lugar menos visible de tu billetera (para emergencias), saca tu tarjeta de crédito de ella, y si es necesario métela en un bloque de hielo, o córtala en pedazos (esto fue lo único que me sirvió!), para que no te veas en la tentación de usarla.

Como la mala hierba, si no se arranca desde la raíz, la verdadera causa de desorden hará que éste vuelva a surgir casi de inmediato. Busca la causa de la desorganización, sácala con fuerza de tu vida, y tírala lejos! Sólo así no volverá!

Gabi

Identifica Las Causas Del Desorden y Elimínalo De Raíz
Tagged on:

2 thoughts on “Identifica Las Causas Del Desorden y Elimínalo De Raíz

  • February 9, 2014 at 9:27 am
    Permalink

    Muy Bueno, Gabi. Realmente has acertado en o de la raíz del problema. Me he visto tan identificada en este comentario, que mañana mismo voy a poner un recipiente para ropa sucia y lo voy a dejar en el vestidor, ya que al parecer a mi esposo le da pereza ir hasta la zona de lavadero.
    Un abrazo y me alegro que tu pierna esté mejor.
    Rokayah

    Reply
    • February 10, 2014 at 9:35 am
      Permalink

      Algunos esposos (como el tuyo y el mío) parecen tener un repelente contra la ropa sucia, verdad Rokayah?? =D Suerte en la lucha, ahí me cuentas!

      xoxo
      -Gabi-

      Reply

Comenta!