Esta semana nos enfocaremos en el área de la casa que más utilizamos: la cocina, y la vamos a limpiar a fondo. En ella pasamos gran parte de nuestro tiempo, y no en vano le decimos “el corazón del hogar”.

Vamos a trabajar 30 minutos cada día. Escoge algunas tareas de la siguiente lista cada día, cuenta el tiempo con un reloj con alarma o con el celular y trabaja lo más rápido que puedas, ojalá con música. No trates de hacerlas todas el mismo día, porque te cansarás demasiado y no vas a querer hacer nada en un mes.

  1. Limpia la superficie de tu cocina con spray quitagrasa y una esponjita o trapo. Trata de limpiar todos esos rinconcillos que generalmente no limpias. Si es de vitrocerámica, pásale pulidor y luego le das brillo con un pañito suave.
  2. Limpia la pared que está detrás de tu cocina con spray quitagrasa. Limpia el extractor y la puerta del horno.
  3. Corre la cocina, barre y limpia bien el piso con spray quitagrasa o con nuestro maravilloso vinagre de limón.
  4. Si tienes una mesita en la cocina o un desayunador, corre las sillas o los banquitos, límpialas bien y limpia el piso. Limpia bien toda la superficie, cambia el mantel y limpia los individuales con vinagre para quitarles los olores. Si son de tela, cámbialos. Cambia también las cortinas.
  5. Revisa tus especias. Desecha todas lo que huelan a polvo, porque ya están vencidas. Apunta en la lista de compras las que te hagan falta, porque el jueves te traeré un REGALO GRATIS para que aprendas a usarlas como toda una chef. Limpia bien el recipiente donde guardas la sal, limpia las boquillas de las botellas de salsa y el lugar donde pones la botella de aceite.
  6. Saca la basura. Limpia el basurero con vinagre, cámbiale la bolsa.
  7. Vacía uno de los muebles donde guardas la comida, o una repisa de tu alacena (trabajamos sólo uno a la vez). Limpia bien la superficie, los lados y la puertita del mueble. Limpia también por debajo. Revisa los comestibles que sacaste, revisa su estado, su empaque y su fecha de vencimiento. Si tu familia definitivamente no se va a comer la lata de repollo agrio que venía en la canasta navideña del año pasado, sácala para donarla a alguien a quien sí la vaya a aprovechar, o botarla si es que no está en buenas condiciones. Reacomoda las cosas otra vez, de la forma que mejor se adapte a tus necesidades y las costumbres de tu familia.
  8. Saca los platos, vasos, jarras y ollas de los muebles. Limpia bien y reacomoda. Si hay algún plato o vaso quebrado  o astillado, bótalo, es peligroso. Cuenta tus jarras y elimina las que no te gusten, como regla general tu familia no va a necesitar más platos, vasos, jarras, tenedores, etc. que el número de miembros multiplicado por tres, así que elimina lo que sobre.
  9. Revisa la gaveta de los utensilios. Saca todo, limpia y devuelve sólo los que sean necesarios. Elimina los que estén repetidos (como el colador extra o el set de tacitas de medir), o en mal estado, como la espátula derretida y el cuchillo sin mango. Rápido, rápido, no lo pienses mucho!
  10. Saca los alimentos de la refrigeradora, y límpiala con vinagre o con agua con un chorrito de extracto de vainilla para eliminar olores. Para eliminar los olores también ayuda colocar un pedazo de carbón envuelto en una servilleta. Bota todo lo que no parezca estar bien. Recuerda no meter nada a la refri sin antes taparlo al menos con plástico autoadherible.
  11. Limpia la refri por fuera, poniendo especial énfasis en la agarradera. Córrela y limpia bien el piso.
  12. Limpia el microondas por fuera con spray quitagrasa. Pon a hervir media taza de agua con media cucharadita de canela o con el jugo de medio limón, y deja que el vapor suavice la suciedad de adentro, unos dos minutos. Luego límpialo por dentro con vinagre o con quitagrasa, lava el plato y la guía que lo gira. Limpia muy bien los botoncitos de funciones.
  13. Limpia detalladamente los electrodomésticos que más usas, como la olla arrocera, el coffee maker o el hornito tostador.
  14. Recuerda mantener el fregadero limpio cada día.
La lista suena larga y agotadora, pero no lo es! Es sólo tu cerebro diciéndote que NO PUEDES, así que no te dejes. Haz la prueba, te sorprenderás al ver cuántas cosas puedes hacer en media hora.
Si quieres aprender cómo organizar tu alacena más detalladamente, dale click aquí y luego aquí.
No te olvides de contarme cómo te fue. Me encantan tus comentarios.
Feliz organización!

post signature

Área de la semana: la cocina
Tagged on:     

Comenta!