7 Hábitos Que Te Ayudan A Ser Eficiente

Organizar y simplificar tu vida son pasos importantes para aumentar nuestra eficiencia, que por cierto se define como “la habilidad para completar un trabajo con un mínimo gasto de tiempo y esfuerzo”.

 

Suena bastante interesante ser capaz de completar nuestras labores en el menor tiempo posible y con mínimo esfuerzo, cierto?

 

 

Pero, qué otras acciones específicas podemos tomar para ser más eficientes?

 

Implementa estos 7 hábitos para ser más eficiente

 

1. Planea tu día.

 

Ya sea al principio del día o la noche anterior, revisa tu calendario y haz un plan detallado de tu día. Ten en cuenta que eres un equipo de UNO, y probablemente no podrás hacerlo todo. De modo que organiza tu día en períodos de tiempo. Escribe una lista de tus tareas pendientes y priorízalas de acuerdo con su importancia.

 

Cuando planees tu día, planea solamente el 70% de él, ya que el otro 30% muy probablemente se gastará en interrupciones, tiempos de espera (en una cita médica por ejemplo), mandados y posibles emergencias.

 

 

2. Aprende a ordenar tus prioridades.

 

Una forma fácil de ordenar tus prioridades es hacer una lista de tus tareas pendientes y diferenciarlas (con rojo, resaltador de texto o un pequeño símbolo) de acuerdo a su importancia y su urgencia. Luego, enfócate en un número limitado de tareas por día. Ante todo sé realista, tomando en cuenta otras tareas que podrían surgir durante el día.

 


3. Trata de agrupar tareas pequeñas o que puedas hacer “en piloto automático”.

 

Aunque esta estrategia no se puede aplicar a todas tus tareas, algunas de ellas podrían hacerse simultáneamente, como por ejemplo hacer la cena y hacer una llamada telefónica informal, planchar mientras escuchas un audiolibro, o también puedes leer mientras vas en el bus hacia el trabajo o lugar de estudio.

 

 

4. Acostúmbrate a decir NO más seguido. 

 

Reconoce cuáles son tus prioridades, y aprende a decir “no” cuando alguien te pida que hagas algo con lo que no te sientas cómoda(o), que no calce con tus prioridades, o que simplemente no quieras hacer. Te alegrarás mucho de haberlo hecho.

 

 

5. Delega!

 

De nuevo, recuerda que eres un “equipo” de UNO. No puedes hacer todo sola(o), así que “recluta” a las personas cercanas a ti, permite a tus amigos, familia, compañeros de trabajo, esposo(a), compañera(o) e hijos(as) ayudarte con tus tareas. Esto es difícil para algunas personas, porque piensan que solo ellas son capaces de hacer “bien” las cosas. Si también se te hace difícil delegar, comienza con cosas pequeñas. No delegues un proyecto completo, pero puedes pedir ayuda con alguno de los pasos, sin que te sientas intranquila(o) o invadida(o). Y no olvides agradecer toda la ayuda que te den =)

 

 

6. Organiza tu hogar o lugar de trabajo.

 

Entre más organizado esté tu hogar o lugar de trabajo, más rápidamente terminarás tu trabajo. Echa mano de todas las herramientas que te ayuden a organizarte, como listas, bandejas de entrada de papeleo, pizarras con las tareas de cada persona, etc.

 

 

7. Evita postergar.

 

Muchos de nosotros (me incluyo) somos postergadores (casi) sin remedio. Pero podemos hacer un esfuerzo consciente por luchar contra este impulso. Una buena táctica es hacer la tarea más detestada al inicio del día. De esta forma la quitarás de tu camino, y de paso tendrás una sensación de éxito que te ayudará a completar más tareas. Ponte metas diarias y planea otorgarte premios cada vez que las cumplas.

 

 

Con estos tips aumentarás considerablemente tu eficiencia. Sin embargo, recuerda que el propósito de estos 7 hábitos no es buscar la perfección, sino que te darán la oportunidad de hacer mejor uso de tu tiempo durante el día.

 

Qué otras estrategias tienes para ser más eficiente en tu diario vivir?

Gabi

Comenta!

Scroll to top