5 maneras sencillas de organizar tus cosas

Cuando organices tus cosas, es mejor que previamente definas el sistema que sea más adecuado a lo que estás organizando, y que mejor se adapte a ti y a tu forma de vida. Debes ser capaz de echarle una mirada a tus estantes, closets o repisas y saber inmediatamente cuáles objetos deben ser colocados de vuelta en su lugar y cuáles van en otra parte. Entre más fácil te sea guardar un objeto, mayores serán las posibilidades de que regrese a su lugar.

Casi siempre es una buena idea guardar cosas similares juntas. Tus juegos de mesa deben ir todos en un mismo closet o repisa. Las ollas y sartenes deben ir todos en el mismo mueble, y todas las llaves de tuercas en la misma caja de herramientas. Una vez que las cosas similares han sido agrupadas, debes guardarlas en el lugar más conveniente de acuerdo a dónde se utilizan esos objetos. La comida del perro debe estar cerca de los platos de los perros, los artículos escolares y de oficina deben ir en la oficina o cerca de la mesa donde los chicos hacen sus deberes, las especias deben estar en tu cocina, ojalá en un mueble o gaveta oscuro y seco, cerca de donde preparas los alimentos.

Cuando ya tienes tus cosas agrupadas en similares, puede que todavía necesites organizarlas un poco más. Esto es especialmente indicado para aquellos grupos en los que tengas más de tres cosas de un solo tipo (por ejemplo los papeles del archivador o los libros de tu librero. Los siguientes sistemas son extremadamente obvios, lo que significa que serán más fáciles de recordar debido a su simpleza:

  • Cronológicamente. Puedes poner tus cosas en orden de más viejo a más nuevo (una buena idea para acomodar el cereal o las latas por ejemplo) o de más nuevo a más viejo (como los recibos de agua y luz). Ordenar cronológicamente también le sirve a algunas personas en sus closets, cuando quieren asegurarse de darle rotación a toda su ropa cada dos o tres semanas, en lugar de usar siempre las mismas tres camisas.
  • Alfabéticamente. Muy útil para organizar documentos, tus contactos y otras cosas con palabras en sus etiquetas (como las especias en la cocina). Ordenar por orden alfabético es el método más utilizado en aquellos casos que implican letras.
  • Por tamaño. Cuando hay que apilar cosas, es generalmente una buena idea colocar el artículo más grande abajo, y los más pequeños más arriba. Puedes ordenar de pequeño a grande, o de grande a pequeño en el caso de los objetos cuyo tamaño es relevante a su uso, como las brocas o las llaves allen.
  • Por temporada. Objetos como adornos navideños o trajes de baño pueden ser organizados fácilmente de acuerdo a la época del año en que los uses. Ordenar por temporada te da la ventaja de recordar dónde pusiste el pasito a tiempo para colocarlo, y no hasta en febrero, cuando andas buscando la piscina inflable.
  • Por ocasión. De forma similar a organizar por temporada, cuando ordenas tus cosas por ocasión, debes agruparlas basándote en qué momentos se usan. Esta es una buena idea para organizar los implementos deportivos necesarios para el entrenamiento de los chicos, o tus artículos de manualidades.
Si acostumbras guardar telas, lanas, foam, fieltro, etc. también deberías considerar ordenar los artículos por color, o por tipo de material, dependiendo de lo que mejor se adapte a tu forma de trabajar.
Qué otros métodos utilizas al organizar tus cosas? Puedes pensar en alguno más sencillo que aumente las probabilidades de que las cosas vuelvan a su “hogar”? Un sistema de organización sencillo hace tu vida más fácil, y también será más fácil para otras personas encontrar las cosas y devolverlas a su lugar sin tu supervisión.
Adaptado de Unclutterer.com

post signature

Comenta!