25 tips para ayudarte a organizar

25 tips para ayudarte a organizar

Es increíble la cantidad de artículos que llegamos a acumular en unos cuantos años. Y no nos parece así, hasta que tenemos que empacar todo para una mudanza. Entonces nos preguntamos, cómo nos llenamos de tanta cosa??

 

25 tips para ayudarte a organizar

 

Hoy te traigo 25 tips para ayudarte a ver esas áras de tu casa en las que generalmente se acumulan cosas sin que nos demos cuenta, y así lograr deshacerte de lo que no necesitas.

 

En la cocina

1. Siempre tienes el basurero a reventar? – Cómprate un basurero más grande, o esfuérzate por sacar la basura cada noche, en lugar de esperar a que llegue el día de recolección. Si tienes un contenedor grande donde debes depositar la basura, usa bolsas más pequeñas, pero sácalas dos veces al día, en lugar de sólo una vez.

2 . Revisa tus especias – Este es un paso que es tan rápido, y nos facilitaría tanto la cocina, sin embargo raramente lo hacemos. Destapa tus especias, si huelen a polvo, o no tienen un olor característico fuerte y fresco, quiere decir que ya pasaron a mejor vida. Bótalas, lava el frasquito, sécalo bien, y rellénalo con ese paquetito que tienes ahí abierto en la esquina de la despensa y que anda dejando regueros por todo lado.

3. Elimina cosas feas – Tazas astilladas, platos resquebrajados, paños de cocina con huecos, recipientes plásticos manchados, cucharones derretidos. Elimina todo eso, y planea comprar cositas nuevas para tu cocina, conforme te lo permita tu presupuesto.

4. Te explota el mueble de los recipientes plásticos? – Este es un tema con el que lucho todo el tiempo. Los tarros plásticos parecen multiplicarse en mi mueble, y periódicamente tengo que estar sacando los que no tienen tapa, los que no cierran bien, los que ya están muy feos, etc. Trata de guardar los que te queden uno dentro del otro, para ahorrar espacio. Las tapas puedes ponerlas de forma vertical a un lado del mueble, o pegar un revistero metálico por la parte de adentro del mueble, para colocar en él las tapaderas.

5. Elimina esos electrodomésticos que nunca usas – Si hay algún electrodoméstico que sólo usas una vez al año, o peor aún, que está dañado, tómale una foto, publícala en Facebook o mándasela a tus amigos o familiares y pregunta quién lo quiere (si está dañado, informa al respecto).

 

En el dormitorio

6. Elimina el rincón de “todo” – Continuamente, mi esposo me dejaba en el mueble del cuarto papelitos, monedas, facturas, envolturas de confite… Y eso me estaba volviendo loca! Cuál era la razón? Que él, al cambiarse de ropa por la noche, vaciaba los bolsillos del pantalón y ponía todo en ese mueble. La solución? Puse una canastita, y ahora al menos tiene un espacio designado y delimitado para poner estas cosas. Periódicamente, vacío la canastita, boto los papelitos, y me dejo las monedas jaja! Es como si me pagaran por limpiar! Shhhh… no le digas!

7. La solución a la ropa en el piso – Hay dos razones por las cuales siempre hay ropa en el piso, en la silla, o en la bici estacionaria: si la ropa está sucia, o no hay canasta, o está muy lejos o es “muy difícil usarla” (léase: “tiene tapa”). Si la ropa está limpia, es muy difícil colocarla en su lugar (ropero, cómoda, etc.). Coloca la canasta de la ropa sucia lo más cerca de la “zona de aterrizaje” de la ropa posible, y quítale la tapa. Si el problema es la ropa limpia que no se guarda, es posible que en tu ropero/clóset haya exceso de prendas, lo cual dificulta sacar un gancho/percha, correr todo lo demás para hacer espacio, y luego forcejear para colocar la prenda dentro. Me cansé de sólo escribirlo. Elimina el exceso de ropa, y trata de doblarla o acomodarla de tal manera que los cajones/gavetas cierren más fácilmente, etc.

8. Observar detalladamente los accesorios – Me ha pasado que tengo un collar, o una bufanda, un bolso, o algún otro accesorio, y cuando tengo oportunidad de usarlo, no lo hago, y escojo algún otro collar o bufanda, porque realmente no está tan bonito, está descolorido, o la verdad ya “se ve viejo”. Entonces, por qué lo sigo guardando?? Los misterios de la vida. Aprende de mis errores! Observa con cuidado tus accesorios, bolsos, lentes oscuros y demás, y desecha todo lo que ya no esté de moda, esté desgastado, o que simplemente no refleje tu estilo actual.

9. Que tu cuarto no se convierta en bodega – Tu habitación debe ser un espacio personal bonito y relajante. Talvez no se vea como de revista, pero procura que no sea un espacio guarda-todo, donde colocas las cosas que no quieres que la gente vea en tu sala, tu comedor, pasillo o cocina.

10. Saca los zapatos que te lastiman – Muy lindos, muy caros, muy nuevos… pero si te rompen los pies no te sirven y tienes que deshacerte de ellos. No sufras sólo porque te da lástima el dinero que pagaste por ellos. Dónalos, y hazte la promesa de comprarte unos parecidos pronto, pero que te queden bien!

 

Sala de estar – sala de TV

11. Elimina CD’s y DVD’s sin uso – Si no sabes qué contiene un CD, si hace siglos no pones una película, si ya la película o la música no te gusta, elimínalos! Si están sin caja, es muy probable que el polvo y la manipulación los hayan rayado. Y si, como yo alguna vez, piensas que vas a dedicar toooooda una tarde a revisarlos uno por uno y ver qué contienen, créeme, eso no sucederá. Elimínalos de una vez.

12. Juegos de video sin uso – Talvez les faltan los controles, o están dañados, o los juegos simplemente ya no les gustan, o la tecnología ya es muy vieja. Dónalos, véndelos, regálalos, tíralos, pero sácalos de tu casa.

13. Ojo crítico ante los accesorios – Ponte crítica con tus adornos, flores artificiales, cuadros, almohadones, tapetes y demás. A veces hemos tenido alguna cosa por tanto tiempo, que dejamos de “verla”, y no apreciamos que ya está descolorida, o que simplemente ya se ve vieja y pasada de moda. Elimina todos los adornitos y cositas que no vayan con el estilo que quieras tener en tu casa (aunque todavía no lo tengas, ve trabajando en él), o que ya no te gusten.

14. Revistas y periódicos viejos – Una sala puede estar muy bonita y ordenada, que si en un rincón hay un montón de revistas de hace dos años, arrugadas y rotas, y periódicos viejos (el periódico “de ayer” ya es un periódico viejo), se verá fea y descuidada. Elimínalos, y deja sólo unas cuantas revistas, ojalá del mes en curso, y que estén en excelentes condiciones.

15. Todo lo que no pertenezca – Lleva a su lugar cualquier cosa que no pertenezca a tu sala de estar. Ropa, libros, bolsos, cargadores de celular, lapiceros, abrigos, ninguna de esas cosas debería estar en tu sala. Llévalas a otro lugar, preferiblemente a la “casita” que les hayas asignado.

 

En el baño

16. Medicinas viejas – En una ocasión hablamos de que las medicinas no deberían estar en el baño, ya que el ambiente es muy húmedo y las puede dañar. Sin embargo, a veces es el único lugar en el que las podemos guardar. Sea ahí donde las guardas, o en otro lugar, revísalas periódicamente y elimina las que se hayan vencido, o que no se sepa para qué son. Es peligroso guardarlas y que alguien las tome sin querer.

17. Maquillaje y productos de higiene personal – Elimina los productos de maquillaje que ya no te gusten, colores pasados de moda, y principalmente aquellos productos que se vean sospechosos, que tengan un olor desagradable, o una textura extraña, es posible que se hayan vencido. También, revisa tus cremas, si huelen feo, tíralas (las cremas y lociones contienen grasas que se ponen rancias, por eso es que las cremas viejas cambian su aroma). Revisa también las botellas de shampoo, acondicionador, y otros productos para el cabello, y tira todos los que estén vacíos o no te den buenos resultados.

18. Maquinillas de afeitar viejas – Te pasa que, cuando sacas una afeitadora nueva, se te olvida tirar la anterior? A mí sí, y de pronto tengo 3 maquinillas que no sirven! Tíralas, y deja sólo una que sí funcione.

19. Cepillos de dientes – Revisa el estado de los cepillos de dientes de tu familia, recuerda que idealmente deben cambiarse cada 3 meses, y también después de un resfrío, gripe o infección. Si las cerdas están curveadas hacia afuera, o si no se ven parejas, como cuando estaba nuevo, hay que reemplazarlo.

20. Jaboncitos “de adorno” – Es común en algunas casas tener un pequeño recipiente con jaboncitos de formas decorativas, más que todo a manera de perfume para el ambiente. Pero luego de un tiempo, esos jaboncitos pierden su aroma, se llenan de polvo, y se ponen horribles. Tienes unos en tu baño? Revísalos, y si no huelen bien, o ya se ven viejos, tíralos.

En el resto de la casa

21. Productos de limpieza – Si tienes latitas de betún/lustre para zapatos, y hace años que no posees zapatos que se deban embetunar/lustrar, tíralos. Elimina también cualquier otro producto de limpieza que no hayas usado hace tiempo, o reúne en un solo envase las pequeñas cantidades de limpiador (del mismo tipo) que tengas en varias botellas. Mejor aún, implementa el uso del vinagre como limpiador multiuso, y te economizarás bastante dinero en limpiadores, además de que estarás usando un producto natural y amigable con el ambiente.

22. Bolsas de compras – Muchas personas tendemos a guardar cuanta bolsa nos cruza por el camino, y de pronto ya no nos caben en ninguna parte! Averigua si en tu supermercado las reciben para reciclaje, o comienza a usarlas para llevarlas al super de nuevo para empacar tus compras en ellas, o úsalas en lugar de bolsas para basura (muchas son biodegradables). Y poco a poco, ve reemplazándolas por bolsas de tela.

23. El cajón/gaveta atrapa todo – El problema con este cajón o gaveta es que contiene todo aquello que no tiene una “casita”: fósforos, velas de cumpleaños, cargadores que no se sabe de qué teléfono o artefacto son, baterías que no sabemos si están buenas o malas, bolígrafos, papeles sueltos “para notas”, llaves, cosas de ese tipo. Por lo tanto, la mejor solución es asignar una casa a todas esas cosas, puede ser en esa misma gaveta, utilizando divisores para cada tipo de artículo. De paso, vamos desechando todo lo que deba ser desechado, y reubicando lo que pertenezca a otros lugares de la casa.

24. Ropa de cama y toallas – Revisa estos artículos, y elimina todo aquello que esté roto, manchado, que ya no sea del tamaño de tus camas actuales, y los artículos que ya no te gusten o que no vayan con la decoración actual de tu casa. También, elimina el exceso. No es necesario tener 10 toallas para cada persona, o 6 juegos de sábanas para cada cama. Reduce todo lo que puedas, obviamente sin llegar a los extremos.

25. Equipo de ejercicios – Pesas, bolas de ejercicio o balance, ligas, mats de yoga, hasta máquinas elípticas, bandas para correr o bicicletas estacionarias. Aunque tengas la mejor de las intenciones, y aunque jures y perjures que vas a usar estos artículos y a ponerte en forma “a partir del lunes”, sé sincera. Si no los has usado en un año, es muy probable que no los uses “a partir del lunes”. Deshazte de ellos.

 

Estos son simplemente ejemplos de muchas otras cosas que puedes desechar en tu hogar. Qué más se te ocurre?

 

Gabi