10 Formas De Detener La Acumulación

Ayer hablábamos de cómo ayudar a un acumulador compulsivo. Pero qué sucede cuando encontramos signos de posible tendencia a la acumulación en nosotros mismos? Qué podemos hacer para detener el ciclo de la acumulación y no volver a repetirlo?

El problema de la acumulación puede tomar años en solucionarse, así que no hay nada de malo en ir despacio pero a paso seguro. Aquí hay varios tips que puedes aplicar:

  1. Ve despacio. No trates de atacar toda tu casa de una sola vez, o de echarlo todo al basurero en una sola sesión. Esto te podría traer fuertes sentimientos de ansiedad y arrepentimiento que sólo agravarán las cosas. Planea organizar sólo una parte pequeña (como una gaveta o una de tus colecciones) por semana.
  2. Toma decisiones inmediatas. Resiste la tendencia de poner algo en otro lugar “por ahora”. Sólo estarás moviendo chunches de un lado para otro, sin solucionar el problema realmente. El decidir qué hacer con un objeto de una vez evitará que tengas que hacerlo de nuevo cuando decidas organizarte en el futuro.
  3. Reduce tus colecciones. Si tienes alguna colección, escoge las piezas más bonitas y que estén en mejor condición y exhíbelas de manera artística, y desecha el resto. 
  4. Guárdalo por seis meses. Si te está costando muchísimo deshacerte de algo, ponlo en una caja y guárdala por seis meses. Si al final de los seis meses no lo has necesitado (probablemente ni te habrás acordado que lo tienes), bótalo.
  5. Desecha artículos que no usas. Un libro acerca de jardinería no te hace jardinera(o), así como un libro de cocina es completamente inútil si nunca preparas sus recetas. Resiste las ganas de comprar materiales o accesorios para algún hobby a menos de que estés participando activamente en dicho pasatiempo. La pregunta clave no es si podrías usar el objeto, sino si realmente lo usas. Ahora, en este momento, no en un futuro.
  6. Considera las compra-y-ventas. Talvez te sea más fácil deshacerte de algo si sabes que vas a obtener algún beneficio por hacerlo. Considera llevarlo a una compra-y-venta, así obtendrás algo de dinero a cambio del objeto. Sin embargo, sólo toma en cuenta esta opción si de antemano conoces alguna y tienes cómo trasladar el objeto hasta el establecimiento. Y confórmate con el dinero que te ofrezcan, no lo veas como un negocio sino como dinero que antes no tenías.
  7. Desecha los objetos repetidos. No hay necesidad de tener dos árboles de navidad por ejemplo, o dos microondas. Deshazte de objetos repetidos que sólo están tomando el valioso espacio en tu hogar.
  8. No lo pienses demasiado. Si decidir qué hacer con algún objeto te toma más de un par de minutos, talvez sea que estás complicando mucho el proceso. Divide tus objetos en lo que se queda, lo que se regala y lo que se bota; no hagas 10 pilas de objetos porque te será mucho más difícil decidir acerca de algo. Simplifica el proceso lo más que puedas.
  9. Entiende tus miedos y afróntalos. Pregúntate qué sería lo peor que te podría pasar si desechas algo, y qué tan malo podría realmente ser. Si no estás segura(o) de si tu miedo es real o imaginario, haz una prueba. Realiza una predicción acerca de lo que pasará si botas X objeto, bótalo y espera a comprobar si tu predicción se realiza o no. Y sobre todo, sé valiente. Recuerda que el que no se moja no cruza el río.
  10. Pide ayuda. Pídele a alguien de confianza que te ayude a decidir qué hacer con tus objetos. El escuchar la opinión de otra persona puede darte una mejor perspectiva para decidir qué hacer con algo.
El superar la acumulación es un proceso largo y a veces difícil. Sé paciente contigo misma(o), y ten constancia. Poco a poco irás viendo los resultados, tu calidad de vida irá mejorando y te sentirás mucho mejor con tu hogar.

Photobucket

Comenta!